Un mundo libre de quejas

 

Te propongo un reto de 21 días.

Se trata de una propuesta que -de lograrlo -transformaria nuestra vida y le otorgaria mejor calidad.
Tendríamos mejor salud, menos enfermedades, mejor ánimo, menos dolores, más autoestima, relaciones más satisfactorias:
seríamos personas más felices, serenas, autosatisechas.

No consiste en una dieta o dejar de fumar. Si  alcanzamos el objetivo,  nuestra vida cambiara.

Seis millones de personas en el  mundo ya lo han  logrado, aunque suene a frase ‘infocomercial’ .

Es un plan muy simple, creado por la organización ‘A Complain Free World’  (Un mundo libre de quejas), fundada por el pastor Will Bowen, quién en el sermón matutino de un domingo, invitó a su congregación a iniciar este reto de tres semanas.

Es muy simple: No quejarse, no criticar y no contar chismes.

¡¡¡¿¿Te imaginas??!! !

Para probar que su propuesta era seria, Bowen repartió a toda su congregación una pulsera morada para que -en el momento que se sorprendieran en la queja, en la crítica o en el chisme- se cambiaran la pulsera de muñeca -a fin de hacerlo conciente- e iniciaran otra vez el conteo.

Varias de las personas que participaban del reto -y que decían no quejarse demasiado -tomaron conciencia de que lo hacían un promedio de ¡20 veces al día! Contaminación auditiva pura.
Quejarnos se ha convertido en una epidemia. ¿Has notado cómo cuando nos quejamos del tema que sea, lo único que logramos es sentirnos peor? No sirve para solucionar nada…

Solo significa focalizar nuestra atención y energía en las cosas que NO queremos, y no en las que SÍ anhelamos.


¿Por qué 21 días? Porque así como un huevo de gallina tarda 21 días en madurar, también se requiere 21 dias para que el hombre forme una nueva conducta o un hábito.

Y si la crítica la pienso pero no la digo ¿cuenta? No. Sólo si la emitimos.

Quienes lo han logrado reconocen que no es fácil, sin embargo comentan que después de las tres semanas o el poco más que necesitaron, dejaron incluso de criticar con la mente…
La clave es no darse por vencidos.

Te invito a que empecemos a la brevedad, tu lo decides.

No necesitas una pulsera, cualquier objeto que elijas es bueno: puede ser tu reloj, ponerte una piedrita o una moneda en el bolsillo, lo que sea…

El objeto esta al servicio de darnos cuenta que nuestras actitudes y palabras sólo reflejan lo que pensamos.

Qué vida queremos es la pregunta que nos acompañara los 21 días, recordando que el conteo recomienza cada vez que emitimos una queja, una critica, un chisme.

 

Los doctores estiman que dos terceras partes de las enfermedades se generan en la mente.

 


Esta propuesta es una invitacion al cambio en el pensar y en el que y el como nos comunicamos. ..

 

Dejar de quejarse, de criticar.

 

 

Silvia Tidone

La Determinación

En cierta ocasión leí la respuesta que dió un personaje de tremendo éxito a la pregunta de si tenía algún consejo que dar a quienes desean triunfar. Respondió que el éxito es cosa verdaderamente sencilla. En primer lugar, hay que determinar con claridad donde se quiere llegar. En segundo lugar hay que decidir si se está dispuesto a pagar el precio necesario para alcanzar ese objetivo. Y luego, hay que pagar ese precio.

Este tercer factor es el determinante del éxito. No basta con saber lo que se quiere, y con saber que tendremos que pagar un precio Después hay que tomar acción masiva y pagar ese precio.

Y aquí es donde entra en juego la determinación. La determinación es la pieza que falta para convertir en realidad los sueños de millones de personas. Es increible el número de personas que alrededor del mundo se hallan paralizados por la falta de determinación; o lo que es lo mismo, que se hallan atacados por lo que yo llamo el asesino de la postergación. Y le llamo asesino porque cuantas vidas que podrían haber sido ejemplos inspiradores se han quedado en simples vidas mediocres debido a que estas personas han permitido que el hábito de la postergación anide en ellas.

Deacuerdo con el diccionario, postergar significa «Aplazar una acción, demorar y posponer hasta otro día u otro momento.»

Seguro que usted ha escuchado miles de veces el dicho: «Nunca dejes para mañana lo que puedas hacer hoy». Pues bien, hay multitud de personas que han creado una variación de este dicho afirmando: «Nunca hagas hoy lo que puedas dejar para mañana». Pero desafortunadamente ese mañana nunca llega para millones de personas. Dejan para mañana el avance hacia sus sueños, sin darse cuenta de que lo que realmente están haciendo es matar esos sueños lentamente y caer en la gris mediocridad.

Así vemos que innumerables veces se repite la historia del muchacho que dice «Cuando sea mayor». Cuando llega a mayor, entonces afirma: «Cuando me case». Luego, el pensamiento cambia a: «Cuando me jubile». Y cuando por fin llega la jubilación, vuelve la mirada hacia atrás en su vida, para ver el camino recorrido, y entonces llega la tremenda desilusión.

Recuerde siempre que alcanzar el éxito y permanecer postergando tareas son dos factores totalmente incompatibles. Si de verdad desea triunfar va a tener que hacer algo al respecto y destruir el hábito negativo de la postergación.

No nos llevemos a engaño. La mayor parte de las personas somos en mayor o menor grado postergadores. Preferimos dejar siempre para otro momento las tareas, sobre todo cuando son algo pesadas o de cierta envergadura.

La actitud de las personas que han hecho de la postergación una forma de vida, puede resumirse en la frase siguiente: «Si espero, y no hago nada, quizás las cosas se solucionarán por si solas.»

Pues bien, recuerde y grábelo con fuego en su mente: «Las cosas jamás mejoran solas; siempre permanecen tal y como están. En todo caso las cosas cambiarán, pero no mejorarán a menos que usted emprenda con determinación total la acción masiva necesaria que hace que las cosas sucedan. Su vida solo comenzará a ser mejor cuando usted comience a tomar acción para mejorarla.»

JOSE MARIA VICEDO

“La sociedad de los poetas muertos”

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,

 sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
 
 No te dejes vencer por el desaliento.
 No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
 que es casi un deber.
 
 
 No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras
 y las poesías, sí pueden cambiar el mundo.
 
 Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
 
La vida es desierto y es oasis.
 Nos derriba, nos lastima, nos enseña,
 nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
 la poderosa obra continúa:
 Tú puedes aportar una estrofa.
 
 No dejes nunca de soñar,
porque sólo en sueños puede ser libre el Hombre.
 
 No caigas en el peor de los errores:
 el silencio.
 La mayoría vive en un silencio espantoso.
 
 No te resignes.Huye.
 
 “Emito mis alaridos por los techos
 de este mundo”,
 dice el poeta.
 
 Valora la belleza de las cosas simples.
 Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
 
 No traiciones tus creencias.
porque no podemos remar en contra de nosotros mismos:
 Eso transforma la vida en un infierno.
 
 Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
 
Vívela intensamente, sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
 y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
 
Aprende de quienes puedan enseñarte.
 Las experiencias de quienes nos precedieron ,
 de nuestros “Poetas Muertos”,
 te ayudan a caminar por la vida.
 
La sociedad de hoy somos nosotros:
 Los “Poetas Vivos”.
 
No permitas que la vida te pase a ti
sin que la vivas ….
 

 Walt Whitman